Cuando estamos ante la necesidad de solicitar algo a alguien, llámese jefe, esposo, amigo colega, un torbellino de inquietudes puede invadirnos, sobre todo si la solicitud está relacionada con dinero, mejoras laborales, renuncia, demandas de algún bien prestado que no ha vuelto a nuestras manos, entre otras situaciones incómodas. Sentimos pena, temor al rechazo, asumimos

Read more